Ortodoncia Exclusiva 

¿Necesitas ortodoncia?

 

Tanto en niños como en adultos hay situaciones fáciles de percibir que indican que los dientes no muerden (ocluyen) correctamente.
Es especialmente importante consultar con el ortodoncista cuando:

 

1. LOS DIENTES SUPERIORES CIERRAN MUY POR DELANTE DE LOS INFERIORES: Se aprecia un espacio entre ambos dientes, los dientes superiores “están hacia fuera”.

foto1

2. LOS DIENTES SUPERIORES CIERRAN POR DETRÁS DE LOS INFERIORES: El niño “cierra al revés”.

foto2

3. LAS MUELAS DE ARRIBA CIERRAN POR DENTRO DE LAS DE ABAJO: Es lo que se conoce como mordida cruzada.

foto3

4. EXISTE UN ESPACIO ENTRE LOS DIENTES SUPERIORES E INFERIORES: El paciente no puede cortar un hilo o comer pipas con los dientes de delante.

foto4

5. LOS DIENTES DE ARRIBA CUBREN EN EXCESO A LOS DE ABAJO: Con las muelas cerradas, NO se ven los dientes de abajo.

foto5

6. FALTA MUCHO ESPACIO: Los dientes están muy amontonados (apiñamiento) y/o no hay sitio para que salga alguno.

foto6

7. UN DIENTE ESTÁ MUY LEJOS DE SU SITIO: El diente erupciona muy alto por fuera o por el dentro del paladar….

foto7

8. UN DIENTE NO TIENE “PAREJA” o su pareja es muy diferente en tamaño, forma o color.

foto8

9. LA ENCÍA CUBRE MUY POCO DIENTE Y SE ENSEÑA DIENTE Y RAÍZ: Se aprecia que el diente es más largo que el resto de los dientes adyacentes.

foto9

10. EL NIÑO MANTIENE HÁBITOS NOCIVOS: Respira por la boca, le cuesta cerrar los labios, utiliza chupete, se chupa el dedo, interpone la lengua entre los dientes….

 

Cualquiera de estas situaciones debe ser revisada por un ortodoncista. Gracias a su experiencia profesional, sabrá si el paciente debe hacerse pruebas complementaria (radiografías, modelos, fotos) y tras estudiar el caso, comenzar con un tratamiento de ortodoncia o simplemente conviene hacer revisiones periódicas sin tratamiento alguno.

Inicio ¿Necesitas ortodoncia?